¡SALVEMOS A LA ABUELA!

14,96

¿Le ha llegado la hora al gran lobo feroz?

Érase una vez un lobo hambriento, con ganas de comerse un cerdito.

El problema es que este cerdito tenía una casa de ladrillos, y ya se sabe que las casas de ladrillos no se pueden derribar por mucho que un lobo sople.

Por lo tanto, nuestro lobo tendrá que cambiar de plan, y a la abuela de Caperucita está dispuesto a encontrar.

Cerdito al rescate. ¡Salvemos a la abuela!

Agotado

SKU: 274 Categoría:
1